Escritos Aleatorios

La famosa independencia

La independencia no es solo económica, también es mental.

Dejen de estigmatizar el recibir ayuda de los papás, ya sea para comer, para subsistir, para movilizarse…para lo que sea ¡No está mal! Nos hemos condenado a pensar que eso está mal porque la sociedad dice que no es lo correcto si ya se tiene 25, 30, 35 años o más.

Dejen de sentirse mal por admitir que sus papás los ayudan, eso no los hace menos. Las condiciones antes eran distintas. El mundo y el mercado laboral ofrece cada vez menos posibilidades de ser independientes. No se avergüencen de admitirlo, así sea frente a tus familiares, que quieren presionar para hacerles sentir mal, porque quizá ellos mismos se dejaron llenar de esas frustraciones y presiones impuestas a lo largo de sus vidas.

Pero si sinceramente, usted puede y es 100% autosuficiente y de verdad, no recibe ningún tipo de ayuda de nadie, ni siquiera de su pareja, siéntese orgulloso y especial, porque está siendo de los pocos privilegiados.

La gente que me gusta es…

Me gusta la gente exótica, la gente distinta; no común, pero con la habilidad de pensar con simpleza y sencillez; me gusta la gente auténtica y deliciosa; la gente capaz de disfrutar lo que llega y dejar atrás lo que se va; me gusta aprender de personas fuertes y vivir con intensidad; me gusta la gente sin prejuicios y con libertad de escoger; la gente capaz de ver lo extraordinario de la vida, de arriesgarse y ver la vida más allá de lo cotidiano y superficial. Me gusta la gente rica, sabrosa, misteriosa y descifrable a la vez. Esta es la gente que escojo para mí, para el camino que he de andar.

A mis padres

Mis padres, quizá sin pensarlo, hicieron de mí una mujer libre ; mis padres, aunque ellos no lo crean, me hicieron una mujer independiente; mis padres, así no lo quisieran, me hicieron una mujer pensante y fuerte; mis padres, aunque no lo sepan, lograron soltarme de muchas ataduras sociales; ahora, por si ellos no lo esperan, soy una mujer firme, que lucha por su palabra y sus convicciones; mis padres, tal vez sin intención, lograron crear en mí un criterio que va más allá de las expectativas sociales y culturales, un criterio que va en busca de mis propias expectativas intelectuales y emocionales ; ellos lograron enseñarme a ver el mundo más allá de lo banal y lo superficial, más allá de lo material; y bueno, si quizá no lo esperan, solo cumpliré mis propios ideales, creo que no soy una mujer común, simple o conformista, soy todo lo contrario, soy confusa, compleja e imparable. ¡Así me hicieron queridos padres! Y gracias por haberlo hecho y por seguir a mi lado construyendo mi camino, nuestro camino, solo y únicamente nuestro! 

Creo

Creo en la verdad y creo en la vida. Creo que podemos vivir unos con otros en términos de transparencia y plenitud. Creo que podemos decirnos la verdad sin herirnos; que podemos decir lo que sentimos sin temor, sin adornos, sin tapujos; que podemos no jugar con los demás, no jugar con nadie. 

Creo que podemos ser sensatos y libres a la vez, sin engaños, sin mentiras innecesarias, sin verdades débiles como escudos pasajeros que nos permitan experimentar, solo eso, experimentar. 

Creo que podemos conocernos, escucharnos, intentar ver qué hay más allá de la carne ¿por qué no? de tu cuerpo, del tacto. Creo que quizá, si, podemos ser sutiles nuevamente, volver a conocerte, volver a explorarte, a vivirte, a sentirte; sentirte y desearte, sin apoderarme de ti, sin apoderarme de tu fuego, sin vivirte solo el instante. 

Creo que todo es posible, no creo en las excusas, en los “pero”, así es, los usamos cuando queremos huir cobardemente, ¿para qué mentir? 

Creo en la verdad, en la vida, en el teatro. Hay que sentir para vivir y no vivir sin razonar, sin cuidado, sin delicadeza, sin detalle. Cada detalle de su cuerpo, de su mente, de su vida, cada momento existe, no es precipitado, hay detalles, hay vida, hay teatro. 

Creo mi vida en el teatro, el teatro como vida, la vida como gran teatro. Puedo creer y puedo vivir, puedo hacer teatro…mi vida en el teatro. 

Feliz nuevo ciclo de vibraciones y energías fluyendo con la divinidad.